domingo, 9 de junio de 2013

Ferreira Carrasco

El Mónaco equipo que esta haciendo temblar el mercado, el Festival de Toulon torneo internacional que acaba de terminar, el fútbol belga el que mas en crecimiento esta de todo el mundo, todos estos factores unidos son los que me llevan a hablar sobre Ferreira Carrasco que a sus 19 años es unos de los jóvenes mas prometedores de Europa y uno de los pocos del ascenso del Mónaco que parecen tener su sitio asegurado el año que viene a pesar de la fortuna que están invirtiendo en contrataciones.
A veces un descenso puede ser una oportunidad, la oportunidad de reciclarse de empezar un proyecto desde 0 como cuando se derrumba una casa y se empieza a construir una nueva, esto es lo que le sucedió al Mónaco, un equipo que estaba hundido tanto en lo deportivo como en lo económico hasta que el multimillonario Dmitry Ryboloview lo cogió para sacarlo a flote, uno de las primeras adquisiciones fue la de un jovencisimo Ferreira Carrasco que era en 2010 la perla de la cantera del Genk, con cabeza y buen hacer lo trajeron le dieron un papel importante en el B hasta que este año a sido uno de los artífices del primer puesto en la Ligue II que le ha valido el ascenso, de cara al próximo año no hay un esquema en el que no aparezca que el extremo derecho no sea para Ferreira Carrasco, todo un ídolo ya en el principado a pesar de sus 19 años.
Bélgica es un país que a pasado en unos pocos años de la mediocridad a ser uno de los grandes del viejo continente, todo esto gracias a su generación de oro que parece no tener fin y es que a los ya conocidos, Hazard, De Bruyne, Courtois, Benteke y compañía les sigue otro grupo de chicos entre 18 y 20 años que también apuntan madera de estrellas.
Ferreira Carrasco acaba de disputar con Bélgica el Festival de Toulon en el que no han tenido suerte y no han echo el papel esperado, de todos modos no hay que ser siempre resultadistas, la pinta que tienen estos chicos y el juego que hacen tiene muy buena pinta.
Ferreira Carrasco es un extremo muy regatedor a pesar de no ser especialmente rápido, la facilidad de regatear en muy poco espacio y la facilidad de dar precisos centros le hace un grande, cuando parece que el lateral le va a frenar en carrera recorta para el otro lado y sale del atasco, es entonces cuando arma su guante para dar el pase de la muerte, aunque se suele desenvolver como extremo su tendencia al regate y al pase lo hacen también un buen mediapunta.